Psicoterapia

¿Que es la Psicoterapia?

La psicoterapia es la herramienta más adecuada para ayudarnos a elaborar situaciones conflictivas, tomar perspectiva de los problemas y encontrar en estos un significado nuevo y enriquecedor. Es el tratamiento que tiene como objetivo el cambio de pensamientos, sentimientos y conductas.

¿Que es la Psicoterapia Integral?

La Terapia con Orientación Integral estimula en cada persona el desarrollo y la utilización consciente de todos sus recursos, tanto internos como externos. Busca estimular a la vez, el crecimiento consciente de todas las inteligencias o líneas de crecimiento.

La finalidad general es la evolución interna que lleva a la evitación del sufrimiento innecesario y la generación de salud, consciencia y plenitud. Generando a la vez un sistema de valores cada vez más abarcativo, inclusivo y benevolente. Es un modelo de crecimiento y evolución que incluye y trasciende lo viejo, dando lugar a lo nuevo, más abarcativo y original. Para lograr este objetivo, la Psicología Integral intenta estimular la mayor cantidad posible de líneas de desarrollo, activando así, el potencial evolutivo de cada individuo de modo sólido y equilibrado.

El Enfoque Integral ayuda a verte a ti mismo y al mundo de un modo distinto, cada vez más amplio.  Permite tomar perspectiva y dimensión de los problemas y las situaciones. Facilitando así la búsqueda de respuestas y soluciones originales.

¿Porque y cuando?

Son muchos los motivos que pueden llevar a una consulta psicológica. Algunos ejemplos:

Conflictos de pareja. Problemas familiares. Relación conflictiva con hijos o padres. Dificultades ligadas a enfrentar el futuro: elaboración de proyectos y planes. Problemas vocacionales o profesionales. Personas aquejadas de dificultades en la salud por padecimientos crónicos.

Quien ha sufrido alguna perdida: divorcios, muertes. Crisis de identidad ligadas a procesos de cambio: fin de la adolescencia, envejecimiento, menopausia. Problemas emocionales. Dificultades para relacionarse. Problemas de comunicación. Adicciones. Depresión.

La psicoterapia se utiliza para fortalecer y mejorar el desarrollo interior, profundizando en el autoconocimiento. Liberando potenciales de salud, bienestar y creatividad al descubrir y elaborar conflictos.

Individual

La Psicoterapia Individual puede orientarnos en la reeducación de la atención, en la capacidad de ganar perspectiva, en encontrar soluciones o respuestas más adecuadas a viejos problemas. Ayuda también a romper con las reacciones automáticas de la conducta que condicionan y limitan la posibilidad de vivir con plenitud y conciencia. Además, nos lleva a un proceso de reflexión y descubrimiento, con el fin de integrar equilibradamente los aspectos psicológicos, emocionales y espirituales que así lo requieran.

En la Psicoterapia se trabaja para traer a la luz las áreas inconscientes y desconocidas, promoviendo la comprensión y el bienestar a través de la resolución y elaboración de conflictos. Se busca redefinir situaciones, creando nuevas perspectivas para poder abordarlas. Crear estrategias que incrementan la capacidad de evitar sufrimiento inútil frente a las exigencias de la vida, para alcanzar a través de la experiencia personal directa la realización de altos niveles de salud psicológica y emocional.

En pareja

Las parejas constituyen vínculos altamente complejos. Cada individuo lleva un mundo dentro de sí, conformado por su historia personal y familiar. Desde su nacimiento, hasta el momento en el que decide formalizar una relación donde asumen responsabilidades para poder convivir, ese individuo ha tejido una personalidad que comenzará a interactuar con otra tan compleja como la suya. Entonces no será de extrañar que surjan conflictos.
A lo largo del tiempo los desafíos que la vida presenta, son resueltos con mayor o menor éxito por los miembros de esta compleja sociedad. La acumulación de conflictos y frustraciones de los orígenes más diversos, llevan más tarde o más temprano a alguna forma de crisis.
Aquí es donde muchas veces aparece la necesidad de una terapia. La psicoterapia de pareja permitirá abrir nuevas perspectivas para mejorar la convivencia diaria, ayudando a resolver problemas acumulados, a veces por mucho tiempo.

El objetivo en este tipo de terapia  es explorar nuevas y mejores posibilidades en la relación, según el potencial de cada pareja. Buscar profundizar y enriquecer el vínculo en todas sus posibilidades. Mejorar la comunicación, la amistad y la vida sexual. Trabajar sobre objetivos comunes. Aprender a dar y recibir. A elegir y a ceder cuando corresponda. Elaborar conflictos, aliviar y sanar heridas y fomentar a la vez el desarrollo individual y vincular.

Niños y adolecentes

Un tratamiento terapéutico será un espacio y lugar para el niño/adolescente, donde poder expresarse, afrontar sus miedos y crecer personalmente.

Se le puede explicar al niño/adolescente que “el psicoterapeuta ayuda a las personas normales que tienen problemas para afrontarlos y que puede ayudarle a estar tranquilo y ser feliz”.

Poco a poco, junto al psicoterapeuta irá descubriendo que los temores se pueden enfrentar y superar.

Se puede llevar al niño/adolescente en una primera entrevista informativa sin compromiso, explicándole que sólo es para probar, que puede conocer a su psicoterapeuta, preguntar sus dudas, comprobar si se encuentra cómodo, confiado y comprendido.

El profesional escuchará lo que necesite expresar y le explicará cómo funciona el tratamiento  y lo orientará. Los niños son los hombres de mañana. La formación de un niño nos puede decir cómo será el adulto que llegará a ser en su futuro.

La niñez

Los niños son por naturaleza inocentes, alegres, creativos, activos, investigadores, curiosos…. y es misión de los adultos permitir que sigan así y sean lo más felices posible.

Cuando algo afecta al desarrollo del niño los adultos tenemos que ayudarle a superar eso que lo está afectando.

Los niños pueden padecer miedos, celos, tristeza, depresión, angustia, problemas de sueño, problemas de conducta, tics, lento aprendizaje, problemas de lenguaje, estrés…

Si un niño se comporta agresivo sin motivo aparente, llora fácilmente, esta demasiado callado, parece ansioso y alterado, nada le despierta interés, y en general actúa de una forma que normalmente no lo haría, no lo dude, el niño puede necesitar ayuda de un profesional.

La Adolecencia

La adolescencia es una etapa en la evolución de la personalidad de especial significación, de grandes cambios y de confusión, de fuertes movimientos internos, de búsqueda de identificaciones.

Su importancia se debe a que representa el tránsito de niño a adulto, un pasaje difícil, laborioso y conflictivo con uno mismo y como consecuencia, con los demás.

En este periodo de cambios corporales, autoafirmación de la personalidad, descubrimiento del yo, aparición del espíritu crítico, rebeldía, descubrimiento del otro sexo, notable emotividad, búsqueda de nuevas experiencias y nuevos planteamientos.

El adolescente se encuentra en una situación de búsqueda de nuevas posibilidades y vínculos, y en definitiva, de su identidad.

A veces esta etapa resulta más difícil de atravesar de lo normal, y conlleva un sufrimiento propio y familiar que se puede abordar con la Terapia.

Familiar

Consideramos a la familia como un sistema que incluye un subsistema con diferente orden jerárquico (Parental y filial), que es convocada a terapia familiar cuando una crisis o disfunción afecta a sus integrantes.

Cada familia funciona a través de interacciones que responden a reglas explícitas e implícitas. Existe un ordenamiento y pautas de interacción que no son discernidas conscientemente. Son las “Pautas de vida”.

Rara vez cuando se necesita terapia familiar, suele haber un acuerdo sobre cual es el problema y de qué manera afecta a los demás.

Es el terapeuta quien debe redefinir la realidad conflictiva de la familia. Para ello toma los datos ofrecidos por sus miembros a través del relato y la escenificación en el consultorio, además evalúa la configuración y el funcionamiento dinámico. Este último se establece a lo largo de su historia y en él incide un orden transgeneracional.

Tampoco es habitual que quieran o puedan concurrir a la psicoterapia todos los miembros de una familia. Cada sujeto no es una isla solitaria sino que actúa en respuesta a estímulos que a su vez provocan reacciones en los demás. La modificación de las normas de interacción tiene incidencia en la familia entera.

La disfunción puede ser reciente o estar padeciéndose desde hace tiempo y la consulta se posterga para evitar sentir vergüenza, culpa, dolor o miedo al cambio.

Pedir una consulta por bajo rendimiento escolar, ingesta de drogas, un episodio aislado de violencia de un hijo o dificultad para ejercer la autoridad parental, no es igual si la situación se ha convertido en una conducta estereotipada y hasta es considerada habitual.

En referencia a las crisis se pueden encuadrar en tres categorías, que generalmente se superponen:

  • Estructurales
  • Desarrollo
  • Por situación penosa inesperada

Crisis estructurales: se incrementa la tensión periódicamente, es decir de manera recurrente por alguna causa interna o externa y la familia reacciona siempre con las mismas pautas de comportamiento. La crisis impedirá el cambio en lugar de constituir un esfuerzo por promoverlo. Es el caso de familias violentas, con un miembro alcohólico o adúltero.

Crisis de Desarrollo: Es universal y por ende previsible, por ejemplo: nacimiento de un hijo, inserción laboral de la mujer después de la maternidad, sexualidad adolescente, independencia de los hijos y abandono del hogar. En cada estadio evolutivo son inevitables crisis de algún tipo, dependiendo de la capacidad funcional de la familia para acompañar a la persona en esa etapa. No se debe acelerar ni demorar el cambio. La separación y el divorcio no constituyen verdaderas crisis de desarrollo, aunque por su frecuencia parecen serlo.

Crisis por Situación Penosa Inesperada: Es provocada por un acontecimiento que no se podía haber previsto. No es apropiada la búsqueda de culpables “alguien podría haber hecho algo”, ni el profundo examen de conciencia –aunque generalmente ambos suceden- sino realizar un esfuerzo común para que esta desgracia pueda sobrellevarse y a la vez constituir la oportunidad para resolver problemas estructurales si los hubiera.
El objetivo de la psicoterapia familiar es implementar una estrategia terapéutica para conservar aquello que funciona bien en los consultantes y determinar la inflexibilidad de su dinámica y la dificultad para realizar los cambios necesarios para lograr una adaptación funcional.

Grupos

Los grupos terapéuticos son espacios únicos, donde la conciencia individual puede redimensionarse gracias al contacto con los otros.
Aquí se utiliza una variedad de técnicas clásicas y modernas destinadas a promover y desarrollar las capacidades de comprensión, auto actualización, descentramiento, resolución de conflictos, etc. Fomentando capacidades como las del perdón, la compasión, la auto conciencia, la confianza, el gozo de la vida, el agradecimiento y otras cualidades positivas que nos devuelven a lo fundamentalmente humano.

Aspectos de Éxito

-Los pacientes se encuentran insatisfechos con sus pensamientos, sentimientos y/o conductas y buscan ayuda.
-Los terapeutas procuran crear una atmósfera emocional cálida, de apoyo y respeto, no crítica, favorecedora de la confianza y la esperanza.
-Se establece una alianza terapéutica para fomentar una actitud positiva hacia el tratamiento y la motivación para asumir riesgos que permitan al paciente experimentar conductas, sentimientos y procesos de pensamiento nuevos.
-Las intervenciones se diseñan para aliviar el sufrimiento y favorecer cambios congruentes con los objetivos del cliente.
-Buscan la asimilación e integración en la vida del cliente de los aprendizajes emocionales, conductuales y cognitivos significativos.
-Neutralizan los miedos irracionales.
-Conciben estrategias para cambiar los patrones de conducta desajustados, las creencias irracionales, las emociones negativas y las formas auto derrotistas de relacionarse con otros.
-Favorecen la transferencia de las nuevas conductas hacia la vida diaria del cliente propiciando así actitudes saludables.

La psicoterapia es un proceso de comunicación entre un psicoterapeuta (es decir, una persona entrenada para evaluar y generar cambios) y una persona que acude a consultarlo («paciente» o «cliente») que se da con el propósito de una mejora en la calidad de vida en este último, a través de una modificación en su conducta, actitudes, pensamientos o afectos.

Beneficios – Ayuda a resolver los conflictos de orden mental, enfermedades de origen psicosomático, resolución de trastornos emocionales y psicológicos, aporta a la eliminación del estrés, la depresión, el insomnio, la ansiedad, y ayuda a reducir la agresividad, la neurastenia, los complejos y las tensiones nerviosas sin el uso de medicamentos o prescripciones.

Fundación  Humanidad está para ayudar  a cualquier persona, que se encuentre con diferentes problemas emocionales que si no se atienden a tiempo, traerá consecuencias a futuro   ‘es ahora el momento pide ayuda’ porque el amor y la paz une a las familias ,no se olviden de esto.



Translate »