La conciencia

La mayoria conocemos aquel sabio cuento, en él los protagonistas eran un padre y su hijo.

“Los dos viajaban con su burro, atravesando diversos pueblos, se suscitaban comentarios de los más variados:

Al pasar el primero el padre montaba sobre el burro y el hijo caminaba, !que padre decian, no tiene compasión, el montado y el chico andando!

Antes de llegar al segundo pueblo se cambiaron, el comentario entonces fué,!que juventud tenemos, el padre andandoy el chico bien cómodo!.

Visto todo esto decidieron los dos montar sobre el burro, y al pasar por el tercer pueblo, el comentario fué peor: !pobre burro, lo van a matar, los dos montados!.

Aturdidos de tanta critica, decidieron entrar en el siguiente pueblo, ambos marchaban a pié junto al burro, entonces el comentario fué, !que tontos, ¿para eso han comprado un burro, para ir andando?.

La moraleja es importante: Necesitamos ser libres del juicio ajeno, asi obraremos en justicia y en verdad, quien se deja guiar por las criticas de los demás, está condenado a no actuar en conciencia.

No podemos perder el control por las opiniones ajenas a nuestra conciencia, y más en estos momento en que el patio está tan revuelto, que no perdamos la paz por causa del ambiente de juicios ligeros y criticas sistemáticas.



Translate »