7 ejercicios para tener un cerebro joven

Todos sabemos lo importante que es cuidar la salud, pero pocas veces nos centramos en la salud de nuestro órgano más importante, el cerebro. Y es que con un poco de atención podemos asegurar su funcionamiento hasta la vejez.

Para ayudarte a lograrlo te traemos  6 ejercicios para tu cerebro que retomamos del diario español ABC:

  1. Haz ejercicio porque retrasa la muerte de las neuronas y favorece el nacimiento de otras nuevas en el hipocampo, responsable del aprendizaje y la memoria. Por el contrario, el sedentarismo físico va asociado al mental y a un mayor riesgo de deterioro cognitivo. Además la actividad física combate el estrés, un potente antidepresivo, actúa como recompensa para el cerebro y nos protege de caer en las adicciones.
  2. Come bien: Los niveles de glucosa elevados y el colesterol perjudican al cerebro. Algunos estudios denominan al alzhéimer diabetes tipo III, en la que la resistencia a la insulina dificulta el trabajo de las células cerebrales. El colesterol alto también se relaciona en los estudios de asociación del genoma completo (gwas) con esta patología neurodegenerativa.
  3. Deja de fumar: Es real, si tus pulmones pierden capacidad (ese jadeo que te impide subir escaleras o caminar a paso rápido cuesta arriba), tu cerebro recibe menos oxígeno, trabaja peor y tus neuronas se resienten.
  4. Nunca es tarde para otro idioma: El cerebro de los adultos que se inician en una nueva lengua aumenta su grosor en determinadas regiones de la corteza relacionadas con el procesamiento acústico, comprensión y articulación de las palabras. También crece el hipocampo, implicado en la memoria y el aprendizaje. Además, el ser bilingüe aumenta la reserva cognitiva, que confiere cierta protección contra la enfermedad de Alzhéimer. Y cuanto más se practique la segunda lengua más gana el cerebro en destreza y resistencia.
  5. Lee, lee y lee: La lectura es uno de los mejores ejercicios para mantener el cerebro en forma porque aumenta la capacidad de concentración, promueve la empatía, favorece las conexiones entre neuronas y, si es un hábito frecuente, es un ejercicio útil para evitar la pérdida de las funciones cognitivas asociadas a la edad. Los beneficios aumentan si lees en otro idioma y matas dos pájaros de un tiro uniendo el punto 4 y 5.
  6. Vete al campo: Desde hace décadas, los neurocientíficos sospechan que vivir en la urbe, además de acarrearnos enfermedades crónicas, también daña nuestra salud mental. Ansiedad, estrés, depresión o incluso esquizofrenia tienen más probabilidades de manifestarse en el entorno urbano. Y el riesgo aumenta cuando los primeros años de crianza han transcurrido sobre el asfalto.

Relájate: El estrés envejece, mata neuronas y acorta los telómeros (lo que se relaciona también con las enfermedades neurodegenerativas). Sugerencias: fomenta tus relaciones sociales, practica hobbies o meditar (que, según los últimos estudios, fortalece el cerebro).



Translate »